• diciembre 14, 2018
  • xaviervillacis
  • Columnas

Las elecciones de marzo 2019 donde elegiremos prefectos, alcaldes, concejos y juntas parroquiales evidencia en Los Ríos–creería sucede igual en la mayoría de provincias- el nulo compromiso de los casilleros políticos en la formación de sus cuadros. A todos los partidos, sin excepción, se los ve apremiados, corriendo por los cantones de la provincia, procurando armar listas con decenas de candidatos a concejales, entre principales ysuplentes;  ubicando a gente sin mayor formación política, casi todos desconocedores de la administración pública y en muchos casos sin tan siquiera algo de conocimiento del procedimiento parlamentario.

Con esto, partidos y movimientos, sin excepción alguna, dejan expuesto su incumplimiento con el uso de los fondos que el Estado les entrega y su manifiesta irresponsabilidad en la construcción de mejores ciudades a través de la formación política de, por lo menos, sus afiliados/adherentes. Resultado: una paupérrima, escurridísima y limitada pre-oferta electoral. Algo que igualmente se observa en la construcción de las candidaturas para prefecturas y vice prefecturas, e incluso para las alcaldías en cantones donde los nombres que manifestaban a un inicio, desistieron o terminaron incumpliendo los acuerdos, como sucedió en Vinces (PSC) o en Quevedo (PAIS).

¿Cómo revertir esto? Legislando en procura de quitar el monopolio a los partidos en la oferta de candidatos en las elecciones seccionales. Volver los ojos a las saludables colegiaturas de profesionales, empujando y premiando la participación de sus colegiados en el ámbito público. También, ahora que no saben qué hacer con el CPPCS, dirigir de manera más amplía y efectiva sus recursos e institucionalidad a la construcción de perfiles políticos en barrios, parroquias y toda asociación. Procurando formar políticamente a la ciudadanía ante la ausencia de los partidos en esos fines.Caso contrario, cada elección vamos a estar peor que la anterior, eligiendo  entre burros con platas, turistas políticos, matachines o cualquier chulo de esquina. (O)

Publicación diario La Hora, edición Los Ríos