• abril 30, 2019
  • xaviervillacis
  • Columnas

Lermes y el flautista de Hamelín

Lermes dijo algo fácil de corroborar. En el centro de Quevedo no hay obra que nos recuerde la alcaldía 2009-2014, obra ejecutada con dineros de esa administración municipal, de sus rentas y asignaciones. Salvo que se tome por referencia el cuestionado Mercado del Rio (construido con dineros de la venta del FUREME) y un puente particular: el puente que une las casas de Salcedo en su centro comercial como nos lo recuerda aquel video.

Lermes dijo algo fácil de corroborar. En el centro de Quevedo no hay obra que nos recuerde la alcaldía 2009-2014, obra ejecutada con dineros de esa administración municipal, de sus rentas y asignaciones. Salvo que se tome por referencia el cuestionado Mercado del Rio (construido con dineros de la venta del FUREME) y un puente particular: el puente que une las casas de Salcedo en su centro comercial como nos lo recuerda aquel video.

En caso de que en el Contencioso Electoral le den salvando su cuestionado triunfo, es la observación de Lermes lo que Salcedo no debería permitir vuelva a suceder. Un objetivo difícil si atendemos las finanzas actuales del país y recordamos su anterior alcaldía, cuando era correista convencido. Si de ese periodo, con la plata llegándole a borbotones, no hay obras de él, ahora, como nebotsista encandilado, que podremos esperar cuando no hay tanta plata.

A este nubarrón debemos agregarle otro. Salcedo como el flautista de Hamelín lleva consigo a los más cuestionados personajes hacia su posible administración, arriesgándose con ello a mantener su bajo nivel de aceptación (solo 16 de cada 100 quevedeños votaron por él). Situación que creería poco le preocupa por la astucia y atrevimiento que le caracteriza, algo que le ha permitido arrimarse siempre al político más poderoso de ocasión y así sortear cualquier peligro sobre su cargo. Con todo, para esperanza de la ciudad, el libro a llenar de la alcaldía 2019 – 2023 está en blanco aún y sólo en Salcedo quedará repetir la misma historia o reivindicarse en ella. En tanto a él, finalmente, le toque escribirla. (O)

Edición digital La Hora, Los Ríos