• febrero 15, 2019
  • xaviervillacis
  • Columnas

En Quevedo está sucediendo algo similar a lo que le aconteció a León Roldós cuando corrió por la presidencia en 2006. Meses antes de inscribir su candidatura las encuestas ubicaban a Roldós como ganador. Ya en campaña empezó a caer en las preferencias y terminó quedando cuarto en esa contienda. Ahora se atiende un símil con la candidatura de John Salcedo para la alcaldía de mi ciudad. Salcedo corre con el patrocinio de un movimiento local en alianza con los Social Cristianos.

El candidato ex alcalde (2009-2014), derrotado cinco años atrás intentando reelección, ha pasado los últimos días desplegando una defensa que vierte más temores de los que busca revertir. Y es que en sus redes sociales, declaraciones y entrevistas afloran sus propios miedos cuando busca contrarrestar los cuestionamientos contra él. Acción que va más allá de la defensa de su nombre y se entendería es empujada por algo que se reconoce, incluso desde su entorno: su candidatura, tras alcanzar sus picos más altos en octubre y noviembre pasado, manifiesta constante descenso. Para suerte de su campaña, hasta ahora, los otros candidatos no han crecido en la magnitud que marquen un ganador.

Sobre su caída, esta se ajusta a varios elementos. El más fuerte, su cuestionada administración. Línea argumental de las críticas en su contra y sustento para otras columnas. Otro elemento resulta de su dependencia crónica a un partido o figura fuerte que llene sus afiches electorales. Situación que lo volvió partícipe de la canallada política del PSC contra el empresario Daniel Manobanda, en su afán de llenar, en esta ocasión, su afiche con Jaime Nebot.

Ahora, evaluando sus antecedentes, ¿electoralmente le ayuda Nebot si este le toma su mano, cuando en su mano se atiende aún todas las huellas del correismo más corrupto? ¿Cuándo hasta hace poco se lo escuchaba diciéndose un acérrimo izquierdista y hoy resulta convencido derechista? Y finalmente, como dicen los mayores, lo que mal comenzó peor podría terminar. Refrán que encierra otro de los miedos de Salcedo. (O)

Xavier Villacís
www.xaviervillacis.com